Social Icons

¡PARTICIPA EN EL BLOG! ¡HAZTE SEGUIDOR!

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Los Monjes Soldados

En primer lugar, un monje soldado era un caballero que dedicaba su vida a Dios, entrando en un orden religiosa, pero que a su vez también ingresaba en una orden militar, por lo que se convertía en un soldado al servicio de la Iglesia. Estos guerreros ingresaban en ordenes religioso-militares, que los educaban en el arte de la guerra y de servicio divino. En  España estas congregaciones fueron muy numerosas e importantes a causa de la Reconquista que se articuló como una especie de cruzada, aunque alguna siguieron después de la conquista de Granada. Podemos destacar la orden de Calatrava, que persiste actualmente, aunque solo con carácter honorífico y nobiliario.
Las ordenes dividían a sus clérigos en dos tipos de hermanos: los hermanos profesos, que eran de clase social elevada y eran los maestres o dirigentes supremos de la institución. Por otro lado, encontramos a los hermanos no profesos, cuyo origen era más humilde y no adquirían todos los votos de la milicia, pero que tenían vital importancia en el campo de batalla.

Principales ordenes militares españolas


Requisitos para ser un monje guerrero
El joven aspirante a una orden militar hispánica debía confesar sus pecados y emitir tres votos monásticos de obediencia, pobreza y castidad, aunque esto con el tiempo se fue relajando. En la ceremonia de admisión existía un consejo que interrogaba al aprendiz sobre su condición jurídica, social y familiar. Solamente se aceptaban en estas instituciones a cristianos que no fueran ni excomulgados, ni siervos ni morosos.
En algunos casos se establecía un periodo de noviciado, que endurecía considerablemente el proceso de admisión.

Caballero de la orden de Calatrava