Social Icons

¡PARTICIPA EN EL BLOG! ¡HAZTE SEGUIDOR!

domingo, 21 de julio de 2013

El carlismo explicado fácil

El carlismo surge de la situación acontecida tras la muerte de Fernando VII, su hija primogénita, todavía niña, fue nombrada reina con el nombre de Isabel II. Ante esto el hermano del rey difunto junto a un grupo de legitimistas, no aceptó la coronación y se agrupó en el oficialmente llamado Partido Apostólico, que comúnmente se le denominaba carlistas.

Isabel II en su infancia

La ideología de esta agrupación se veía fundamentada en tres pilares básicos. En primer lugar, la defensa de la religión, lo que provocó el apoyo de una gran parte del clero. Por otro lado, el foralismo, sobretodo en el norte peninsular, desde Vizcaya a Cataluña. Por último la vuelta al Antiguo Régimen en aspectos como el mantenimiento de las diferencias fiscales, honoríficas y de otro tipo que tenían ciertos grupos sociales como los hidalgos (baja nobleza).

Don Carlos Mª Isidro (hermano de Fernando VII)
El lema de los carlistas es, Dios, Patria, Rey y Jueces, resumido en Trono y Altar,sobre esto se articula toda la teoría oficial política. A esto debemos unirle el foralismo y la defensa de la religión. La lucha carlista se agravó con los intentos centralizadores y los ataques de los liberales al clero, con la desamortización y la exclaustración.
Los carlistas también pretendían restaurar la legitimidad, basándose en la ley sálica tradicional en la casa de los borbones, por la cual las mujeres no podían reinar. Por dicha ley don Carlos debía ser el rey. La norma había sido revocada en 1789, pero no fue promulgada hasta 1830 mediante una Pragmática Sanción. Pero ante la presión de su camarilla en la Corte la volvió a instaurar en sus últimos años de vida. 
La sucesión de Fernando VII no era solo un problema dinástico, sino ideológico ya que se había planteado un división por el tímido acercamiento del rey a los liberales desde 1826