Social Icons

¡PARTICIPA EN EL BLOG! ¡HAZTE SEGUIDOR!

viernes, 14 de junio de 2013

Las calzadas romanas en Hispania

Las calzadas romanas eran un tipo de caminos construidos por los romanos para conectar los diferentes puntos de su imperio. Su importancia radica en el fácil desplazamiento que ofrecía a las legiones romanas, en la movilidad de recursos comerciales o, incluso a los propios ciudadanos romanos. Además tuvieron una gran influencia en la difusión de la cultura y favorecieron la romanización.

Calzada Romana de Fuenfría

Principales vías
Si analizamos diversos textos de historiadores de la época, como el Itinerarium Antonini (siglo III), podemos atrevernos a estimar en unos 11.000 km de calzadas romanas en la Península, unas 7000 millas romanas. Las principales carreteras hispanas fueron la vía Augusta o Hercúlea, que trascurría desde Ampurias hasta Cádiz, pasando por Tarragona, Sagunto y Córdoba. El otro eje de comunicaciones era la vía de la Plata, que atravesaba Hispania de una punta a otra pasando por el interior. Discurría por ciudades como Astorga, Salamanca, Mérida,... para acabar en Itálica. Por otro lado cabe destacar vías secundarias como la del Norte o la del Atlántico.

Mapa de las vías de Hispania



La construcción
La construcción de estas antiguas carreteras era un proceso laboriosos pero que resultaba muy práctico, se basaba en la acumulación principalmente. En primer lugar se escavaba una zanja de un metro y medio de profundidad, y sobre esta se rellenaba un primer nivel de canto rodado y piedras: el statumen. El siguiente paso era una argamasa mezclada con guijarros, denominada rudus. El siguiente nivel lo conformaba el nucleus, que era grava compacta con arcilla, arena o tierra suelta. La principal función de este estrato era incrementar la elasticidad de la calzada y favorecer el drenaje del agua. La última altura se denominaba pavimentum, era la parte que estaba a la vista, sobre ella circulaban los carros y los caballos. Estaba formada por adoquines y piedrecitas, o por otro lado por un enlosado de piedras planas muy juntas. A los bordes de la construcción se alineaban los canales para el desagüe y aceras para los viandantes.

Construcción de una calzada