Social Icons

¡PARTICIPA EN EL BLOG! ¡HAZTE SEGUIDOR!

martes, 12 de marzo de 2013

El último bombardeo de la Segunda Guerra Mundial

En la medianoche del 14 de agosto de 1945 tuvo lugar en la refinería japonesa de Tsuchizaki el último bombardeo de la Gran Guerra, en la que los aliados lucharon contra el Fascismo. Un conjunto de 143 aviones B-29 estadounidenses, pertenecientes al 315 Ala de bombardeos, realizaron la travesía de ocho horas entre la isla de Guam y la estación petrolera japonesa, dicha refinería fue totalmente destruida.
Esta operación militar fue totalmente innecesaria ya que los japoneses ya habían anunciado su rendición. Ante esta tesitura, surgen dos posibles explicaciones a semejante hecho: en primer lugar, a los americanos les interesaba destruir la capacidad de producción petrolera japonesa para que esta fuera todavía más dependiente en la posguerra. Por contra surge la posibilidad de que los altos mandos americanos desearan probar una serie de nuevas armas más mortíferas, pero eso ya no lo sabremos nunca.
Por irónico que parezca, al llegar la tripulación a la base tras el ataque, recibieron la noticia de que Japón se había rendido. Pobres individuos los que murieron en este último ataque que puso fin a la más sangrienta contienda que el hombre haya visto jamás.

Planta petrolífera de Tsuchizaki